Connect@ADP

Partnering with a more human resource

Cómo trabajar con alguien que no sabe hacerlo en equipo

Publicado por: ADPLatAm on 28 Abril 2017 in Noticias y Eventos

Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Trabajar en equipo: ¿qué pasa cuando toca hacerlo con alguien que no sabe delegar o que se desentiende del trabajo grupal?

Por: TalentStreet

La colaboración o, más bien, saber trabajar en equipo es una habilidad fundamental en un mundo globalizado, donde las distancias se han ampliado gracias a la tecnología. Pero ¿qué pasa cuando toca hacerlo con alguien que no sabe delegar o que se desentiende del trabajo grupal? Un artículo de HBR, te enseña qué hacer.

No saber trabajar en equipo implica, tanto no repartir responsabilidades, acaparando todo el trabajo, como desentenderse de los objetivos comunes del grupo, centrándose en los resultados personales. Sin embargo, ambas posiciones tienen consecuencias nefastas para los proyectos desarrollados, así como en el ambiente de trabajo.

La frustración, desmotivación, ineficiencia o una bajada del compromiso laboral, son algunos de esos efectos. Pero ¿cómo se puede revertir esta mala actitud? Un artículo publicado en HBR ha dado las claves.

  1. Analizar el problema de raíz e iniciar un diálogo. Las suposiciones acerca de las razones detrás del comportamiento de otra persona son nefastas a la hora de encontrar una solución, ya que crispan el ambiente y da lugar a los rumores. Lo mejor en este caso, según Allan Cohen, profesor experto en gestión del Babson College, es tratar de entender la situación estableciendo un diálogo con el afectado.
  2. Incentivar la participación. Entre las razones que explican este tipo de comportamientos, a veces, se incluye una personalidad introvertida. Este tipo de actitud impide a la persona acercarse a otras para preguntar en qué puede colaborar. Por ello, los expertos sugieren que se proponga de forma pública la colaboración colectiva. Invitar a todas las personas que forman parte del equipo a que participen del proyecto, aporten ideas y propongan sus iniciativas.
  3. Revisar la misión del equipo. A veces, un miembro del equipo que está siendo poco cooperativo pude revelar un problema subyacente ligado a un mal entendimiento de los objetivos a alcanzar o un desacuerdo con las metas o estrategias planteadas. Por ello, Cohen recomienda reevaluar el plan de trabajo y contrastar las opiniones colectivas en torno a él. Esa claridad debería ayudar a estimular el sentido de propósito y la productividad de todo el mundo.
  4. Aclarar las funciones los miembros del equipo. Asimismo, una vez se tiene una visión más amplia sobre la misión, es un buen momento para aclarar las funciones. “No hay que asumir que todo el mundo sabe exactamente lo que se supone que tiene que hacer”, afirma Cohen. Si existe alguna ambigüedad o confusión, hay que tratar de clarificarlos y establecer los plazos, para que tengan una mejor comprensión de lo que se espera de cada uno de los componentes del equipo.
  5. Identificar nuevas oportunidades para motivar. Hay que transmitir qué es lo que se gana, a nivel particular, a portando al proyecto común. Esto servirá de incentivo para el trabajo pues restará al componente de “aburrimiento” y rutina que pueden despertar algunas iniciativas que se alargan en el tiempo. “A todos nos gusta desarrollar y proyectar un sentido de competencia”, concluye Cohen.

    Por: TalentStreet

(Visited 50 times, 1 visits today)
Share thisShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

TAGS: equipo motvacion

Publicar una respuesta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in: